logo caiman
caiman.de archivo

Tarifa, contra viento y marea

Estamos en Tarifa, en la punta más meridional del continente europeo. Aquí, la arena blanca se funde con la espuma salada que surge a borbotones por el juego de vientos que surca permanentemente la costa del Campo de Gibraltar. Sus protagonistas, el Levante y el Poniente. Tan antagónicos como excitantes para los amantes del windsurf. Pero la riqueza natural de esta localidad pesquera no acaba aquí. Su privilegiada ubicación entre dos mares –el Mediterráneo y el Atlántico- y entre dos continentes –Europa y África- ha favorecido desde hace siglos el asentamiento y trasiego de variadas culturas. Por suerte, en la ciudad fundada en el 710 d.C. por el caudillo bereber Tarik Ben Malek hay muchas más delicias que descubrir.

Inserta en la denominada y sinuosa Ruta del Toro, no es raro avistar parejas y familias enteras paseando a caballo por cualesquiera de las cinco playas de la “Capital del Viento”. Pero los que más las disfrutan son los amantes del bronceado “total”. Aquí no hay problema en despojarse del biquini. Especialmente en la de Bolonia, por ser además la ventosa por excelencia. Y la más concurrida por los “surferos”, cuyos atuendos deportivos aportan un colorido especial a lo largo de sus casi cuatro kilómetros enmarcados por irregulares y salvajes hileras de torneadas y virginales dunas. El horizonte es azulísimo de cara al mar y de un verdor singular, mirando hacia el Parque Natural de los Alcornocales.

Testigo de las primeras factorías salazoneras
Montículos más antiguos que Baelo Claudia, ciudad romana aún en proceso de excavación, desde la que se transportaba aceite de oliva y garum –aderezo romano a base de pescado, delicatessen en su momento- por vía marítima al resto del Imperio. Los restos de la factoría de salazón del conjunto arqueológico, que supera las trece hectáreas, es prueba inequívoca de la importancia que la lucrativa industria del atún tenía en el litoral gaditano, sobretodo, bajo el emperador Claudio, quien le otorgó el rango de municipio romano. Situado en una tranquila ensenada costera, el recinto arqueológico puede ser visitado todos los días de la semana excepto el lunes. Acercarnos a conorcelo es extraer una completa visión del moderno urbanismo instaurado por los romanos en la Hispania.

El foro, los templos del capitolio, la curia, las termas, el teatro, una muralla intacta con sus puertas principales: una histórica ciudad industrial famosa y absolutamente identificable pese al terremoto que sufrió el enclave en sus tiempos de pujanza. Turismo cultural, lúdico y deportivo se dan la mano en estas arenas, tan finas, tan pulidas por Eolo…Los lugareños emplean un hermoso símbolo para referirse a ellas: Piscinas de Claudia.

Surfgonetas y obsesión por las olas
El surf es uno de los deportes más antiguos que se conocen, en comparación con el fútbol, creado en 1863, o el baloncesto, jugado por primera vez en 1891. Parece que ya los polinesios lo practicaban con sus deslizadores en la Edad Media, así como antiguas tribus en la Isla de Pascua, sin olvidar los relatos del capitán James Cook en su cuaderno de bitácora, donde describía a los nativos hawaianos practicando el cheroee –como lo llamaban- sobre planchas de madera. Pero su motivación difiere de la actual. El surfeo de las olas constituía una conjunción de rito religioso y duelo, constatación de valentía.

Con el paso de los siglos, este deporte no ha hecho sino implantarse con fuerza en los enclaves en los que el viento vira de igual forma. Tarifa está plagada de las más modernas tiendas especializadas en este deporte y de pubs en torno a los cuales se congrega una juventud multicultural. Ella ha internacionalizado el eslogan tarifeño Sunwind ‘n’ Fun -Surf y diversión-. Desde todo el mapamundi –sobre todo Alemania, Inglaterra, Suiza y Holanda- vienen surferos dispuestos a tragarse el agua salada, pero también desde toda la península. Algunos incluso pasan todas las vacaciones literalmente en las playas tarifeñas, cuya lista es larga.

Muy agitadas son las playas de La Chica y Los Lances, dotadas con chiringuitos junto a la propia ciudad. Valdevaqueros y Punta Paloma están ubicadas algo más distantes del casco urbano, pero igualmente deseables para la práctica del windsurf, especialmente en su modalidad de slalom. Para constatarlo, basta con darse un paseo por la línea dunar del Paraje Natural de Los Lances. Multitud de caravanas -o surfgonetas, como las llaman los surferos- acondicionadas para vivir unos días pendientes de los caprichos del juego de vientos con sillas para ver el atardecer, que aquí se torna un espectáculo cinematográfico.

Aunque todo hay que decirlo, el respeto por el medio ambiente queda patente. Son los que viven por este estilo de vida los que se afanan por conservarlo para ulteriores generaciones. No es un tópico español, pero en Tarifa se cumple. Quizás porque desde fuera se valora más lo que no se tiene al alcance de la mano. Pero también hay visitantes que prefieren el camping o el hotel, según el presupuesto. Sobrada es la oferta para ambos, en los distintos puntos kilómetricos de la Nacional 340 y en el casco histórico de la localidad, respectivamente.

El deporte rey en Tarifa ha generado una cultura internacional a su alrededor. Los surferos comparten la comunicación gestual –el saludo surf se realiza estirando los dedos meñique y pulgar- y la verbal. Es curioso, emplean prolijamente vocablos anglosajones que pasan casi a alcanzar la categoría de dialecto.

Es especialmente constatable en la denominación de las distintas modalidades surferas. Desde el Kayaksurfing hasta el Bodyboarding, Kitesurfing o Flysurfing. Pero también en las maniobras que enseñan las escuelas para su práctica: cutbacks, reentries, floater, snap… Precisamente el Kitesurfing es la variante que más visos tiene de ser el deporte acuático del milenio, a juzgar por el creciente número de aficionados y profesionales que se avistan en estas playas tarifeñas. La adrenalina de los jóvenes salta por la trepidante acción de navegar y volar simultáneamente.

El auge del turismo activo en estas playas unido a sus excelentes condiciones y sus dispositivos de seguridad naútica las convierten a estas playas en el mejor campo de regatas europeo, en categorías como el Speed, Slalom o Wave. Y ahí no concluye todo. Su definido mundo mediático está formado por especializadísimas revistas, grupos musicales como Dick Dale o The Offspring y estilos propios de ropa y accesorios visibles en los escaparates de toda la ciudad, por su colorido, elevado precio y omnipresencia. Y es que en el Estrecho de Gibraltar se produce una acelaración del viento que favorece extraordinariamente el turismo deportivo, pero aleja al resto, pues los fuertes vientos frenan la amalgama turística propia de otras playas. Otra ventaja añadida.

Investigación del mundo subacuático
Aunque el surfing es el deporte prócer en estas playas, hay otros que no le van a la zaga. Es el caso del ala delta y el buceo, existiendo escuelas oficiales homologadas para su práctica. El buceo recreativo es un placer en las abruptas profundidades topográficas del Estrecho. Una vez proveído de la correspondiente licencia, uno puede sumergirse en estas aguas de suprema transparencia y practicarlo a cualquier nivel. El espectáculo visual que promete, según los aficionados, es de ensueño. Mientras tanto, la fauna marina es un bien escaso que distintas organizaciones no gubernamentales se encargan con cariño de proteger.

Es el caso de la fundación suiza Firmm, plataforma informativa y científica creada para que tanto los investigadores como el resto de los mortales “tengamos una relación ecológica y de respeto hacia los océanos y sus habitantes sin ninguna forma de explotación económica, como viene desgraciadamente sucediendo”, apunta Katharina Heyer, presidenta de esta asociación. La diversidad ecológica y geográfica merece que los más intrépidos osen probar tanto las inmersiones como el roce con las olas y el viento con mayúsculas. Con instructores, claro, pero estos no faltan en la zona. Son, en su mayoría, jóvenes suizos y alemanes que se desenvuelven además en inglés y español. Pasan unos meses conociendo las virtudes del Campo de Gibraltar y contribuyen voluntariamente a tal causa.

Los cetáceos conforman la fauna acuática de mayor interés. Orcas, rorcuales, delfines, calderones y cachalotes son fáciles de avistar en las aguas del Estrecho gracias a los estudios estadísticos y conductuales que los suizos vienen elaborando desde hace cuatro años.

Esta misma fundación organiza excursiones diarias para su avistamiento, actividad con la que financia la investigación dirigida por el profesor Doctor David G. Senn del Departamento de Biología Marina de la Universidad de Basel. Sin embargo, y como reconoce Heyer “nuestros visitantes son mayoritariamente extranjeros, en Europa sí están muy sensibilizados de las grandezas que alberga esta costa y de la necesidad de conservarlas, por ello esperamos inculcar esta convicción entre los que sólo creen que aquí hay buen pescado que comer y muchas playas deliciosas que disfrutar”. Otro centro que organiza excursiones para divisar cetáceos es Whale Watch Tarifa, que desde 1996 desarrolla en la provincia de Cádiz actividades turísticas, educativas y científicas en torno a estos peces.

Legado histórico y monumental
Dejando a un lado la línea costera, nos adentramos en el casco histórico de la ciudad, que no le va a la zaga. Entre su legado es crucial el Castillo de Guzmán el Bueno. Desde su emplazamiento, al sur y paralelo a la costa, se domina la orilla africana enlanzando con las numerosas torre-vigías tanto interiores como exteriores de otros puntos próximos del litoral. Se trata de un recinto defensivo ya desde la época fénico-púnica, modificado en su trazado actual por orden del Califa de Córdoba Abderramán III en el 960.

Esta fortaleza arquetipo Burch está compuesta, a grandes rasgos, por una torre del homenaje en el centro de una defensa rodeada de muros. En este núcleo central la zona más deteriorada es el frente oriental, del que han desparecido las torres rectangulares levantándose en su lugar dos que flanquean la puerta de acceso entre la fortaleza y la Plaza de Santa María, punto de encuentro de tarifeños y turistas atraídos por su excelencia visual y carácter distendido.

Al igual que la ciudad y sus playas, el castillo también presenta la multiculturalidad en su devenir histórico. Por él han pasado tropas califales, norteafricanas, nazaríes, castellanas y españolas, llegando a albergar incluso a guarniciones británicas durante la Guerra de la Independencia. No obstante, es con el último imperio norteafricano, el de los benimerines, cuando tanto la plaza como la fortaleza cobran un valor incalculable. Los castellanos deciden entonces su conquista como un hecho inaplazable que se resuelve con el cerco de 1292. Es la heroica gesta del Alcaide, Alonso Pérez de Guzmán, quien prefiere, cual Abraham medieval, sacrificar a su hijo antes que entregar la población. Tarifa sería desde aquel 21 de septiembre de dominio cristiano.

Los tarifeños recuerdan con orgullo esta hazaña, como muestra la colosal escultura del héroe a la entrada del castillo, cuyo recorrido a pie nos traslada a otros tiempos, aquellos en los que tanta sangre se derramó en defensa de lo propio frente a lo ajeno, tan cerca y tan visible geográficamente durante el paseo, pues Marruecos dista sólo 18 kilómetros de Tarifa.

La ciudad cuenta asimismo con muestras brillantes de arquitectura religiosa, distribuidas en el seno del recinto amurrallado de la ciudad, cuya única puerta hoy existente es la de Jerez.

De sencilla fachada neoclásica, la Iglesia gótico-mudéjar de Santa María se alza sobre un antiguo templo posiblemente romano, luego transformado en mezquita, sobre el área más antigua de la ciudad, en plena Almedina. Pero a primeros de este siglo la iglesia es abandonada y convertida en almacén del regimiento de infantería con sede en el castillo. Sus altares e imágenes son trasladados a la parroquia gótica de San Mateo, ubicado en los aledaños de la desaparecida Puerta del Retiro. En su interior, de alta valía estética, se encuentran imágenes del Patrón de Tarifa, que da nombre al templo.

Otras iglesias que rezuman historia son la de San Francisco, que aloja a la venerada imagen del Santo Cristo del Consuelo, así como la de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, con salida procesional el 16 de julio o la Capilla de la Inmaculada, alzada sobre la extinta Capilla de San Bartolomé o la Santa Misericordia. A ocho kilómetros de la ciudad, el visitante tiene la oportunidad de descubrir el Santuario de la Virgen de la Luz, patrona de Tarifa desde 1750, cuya veneración se remonta a la Baja Edad Media. Como en muchos pueblos andaluces, el momento más lucido es el de su salida en Romería hacia la ciudad.

Destino excepcional para la práctica del surf y sus variantes, ciudad a la par legendaria y estratégica por su ubicación, un paisaje virginal sorprendente y relajante…Visitar Tarifa es emprender un fascinante viaje temporal del que nadie puede pasar desapercibido. El regreso a sus lindes arenosas está asegurado.

Texto + Fotos: Rosalia Garcia Moreno

para imprimir

Recomendaciones de interés:

Visitas a monumentos:
Castillo de Guzmán el Bueno
Horario de visitas de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 horas (Lunes cerrado)
Ruinas Romanas de Baelo Claudia
Horario de visitas
De martes a sábado: de 10:00 a 17:30 horas
Domingos y festivos: de 10:00 a 13:30 horas (Lunes cerrado)
Iglesia de San Mateo
Abierta de lunes a domingo de 09:00 a 13:00 y de 17:30 a 20:30 horas
Santuario de la Luz
Abierto de lunes a domingo de 9:00 a 18:00 horas

Dónde dormir:
Hostal Alborada
Calle San José, 52
Teléfono: 956 681140

Hostal Villanueva
Avda. Andalucía, 11
Teléfono: 956 684149

Apartamentos Huerta Grande
Pelayo, Parque Natural de los Alcornocales
Teléfono: 956 679700

Hotel Sancho IV
Sancho IV El Bravo, 18
Teléfono: 956 687083

Hotel Meliá Atlanterra
Urbanización Cabo de la Plata
Teléfono: 956 439000

Camping Bahía de la Plata
Zahara, Atlanterra (a 30 Km.)
Teléfono: 956 439040

Escuelas de Windsurf:
Club Mistral
Hotel Hurricane C.N. 340, Km.77
Teléfono: 956 684919

Spin Out Surfbase
Casa de Porro, Km. 75,5
Teléfono: 956 236352

Bic Sport Center
Hotel Dos Mares
C.N.340, Km.79,5
Teléfono: 956 684065

Pata Negra
Hotel Arte Vida
C.N.340, km.79
Teléfono: 956 685246

UCPA
Hotel La Ensenada
C.N.340, Km.76
Teléfono: 956 680637

La Cabaña
Final carretera El Lentiscal, 1ª
Teléfono: 956 688506

Kitesurf school
El Ventilador
Calle José María Pemán, 6
Teléfono: 956 627040

Escuelas de Buceo:
Tarifa Diving
Alameda
Teléfono: 639 186070

Club Scorpora
Avenida de las Fuerzas Armadas
Teléfono: 629 546177

CIE’S
Teléfono: 609 718115

Visitas guiadas:
Asociación Cultural Tarif
Teléfono: 956 680993


buscar

powered by google


guia/archivo

© caiman.de GbR - disclaimer - nosotros pa´rriba