logo caiman
caiman.de archivo
brasil

El Tesoro de la Serra da Capivara

" Corra, corra”, llama Rafael, nuestro guía en el momento cuando la primera abeja está revoloteando alrededor de nosotros. "¡ Corran antes de que venga el primer enjambre completo! “ Empezamos a correr y no paramos antes de creernos a distancia segura. Todo salió bien, por suerte. Pero súbitamente, se nota un crujir en el matorral a nuestro lado y por medio de nuestro camino corre un pedazo de piedra del tamaño de un puño.

Nos alejamos lo más rápidamente posible del sitio de peligro y miramos hacia arriba a la peña escarpada que se eleva a nuestro lado. Un tropel de monos que al parecer se sentían molestado por nosotros en su “acción de merodear” las colmenas, nos observa desconfiadamente, armándose con piedras para el próximo ataque.

Esta amenaza motivaba nuestro regreso ordenado, así que displazábamos nuestra visita de la galería de las pinturas prehistoricas en la Serra da Capivara al próximo día. No es posible pasar delante de los unicos guardianes del mayor lugar del hallazgo de pinturas prehistóricas y pinturas rupestres en America Látina.

La Serra da Capivara está situada en el remoto Sur del Estado Federal Piauí, todavía muy poco descubierto por el turismo en el noreste de Brasil, aproximadamente unos 30 km desde la pequeña cuidad Saõ Raimundo Nonato. Para llegar allí, tomamos el vuelo a Petrolina situada en el triángulo de los países Piauí, Bahía y Pernambuco y para pasar los 300 km en carro por la carretera adyacente asfalteada y con baches cubierta. Esta aventura sólo se recomienda de día, porque la carretera sirve de reposo para muchos animales.

Aquí caminan o descansan vacas, cabras, caballos, perros y para no olvidar, urubús (buitres ): la “policía sanitaria” que se encarga de la remoción de los víctimas del tráfico. Y todos estos participantes de tráfico no saben nada de las costumbres de conductores en el tráfico de carreteras en Brasil.

Punto de partida de nuestras actividades es Saõ Raimundo Nonato. Aquí se encuentra un simple pero limpio hotel que acoge a los visitantes del parque. Al lado está ubicado el " Museo do Homem Americano” donde se alista al guía, sin el que no está permitida la visita del parque nacional.

Cuando la arqueóloga brasileña Niéde Guidon visitaba por primera vez la Serra da Capivara en los años 50, ella no suponía que la exploración de esta región llegara a ser la tarea de su vida. Hasta ahora, han contado más de 400
lugares de colonización y más de 30.000 pinturas rupestres. Con una energía inagotable, Niède Guidon luchaba por la protección y la conservación de este tesoro prehestórico.

Todos los resultados antecedentes de exploración que se apoyan en relativamente pocas excavaciones, han puesto en duda la teoría antigua de que la colonización de América se llevó a cabo desde el estrecho de Behring. Porque gerontologías de restos de carbón en hogares que se hallaban junto a herramientas de la edad de piedra, en estratos arqueológicos hasta 8 m de grosor demuestran edades hasta por lo menos 50.000 años.

Contrariamente a las pinturas rupestres prehistóricas y las pinturas en Europa que casi exclusivamente representan animales, hay aquí una multitud de representaciones del hombre. Galerías de pintura muestran escenas de la vida de los habitantes de aquellos tiempos: desde la caza y el baile hasta las prácticas de la « cama redonda », alcanzando un amplio repertorio. Por supuesto, asimismo se encuentran tambien pinturas de la fauna de aquel tiempo: gatos de presa, ciervos, perezosos, armadillos y avestruces. Una comparación de los tamaños entre el hombre y el animal muestra que debía haberse tratado de verdaderos monstruos.

En nuestras excursiones al parque nacional llegamos a conocer también las bellezas de la naturaleza del terreno. Los barrancos con sus paredes hechas de piedras de arena en diferentes tonos de color, torres y portales de roca aislados, así como las capas de roca multicolores recuerdan a Arizona, Utah o Nuevo México.


Los caminos más impresionantes, pero también mas incómodos, llevan al altiplanicie de la Serra du Gurguéia. Nuestro guía nos lleva a un camino apenas marcado y bien inclinado. Después de una marcha a pie de 2 horas y pico, llegamos a nuestro destino: una roca salediza, a un lado con una vista a barrancos inaccesibles, al otro lado se ve un terreno casi virgen que se extiende hasta el Río Sao Francisco. En un lugar como este podrían crecer alas a uno.

El día siguiente, subimos a otro mirador, culminante en doble sentido. Desde allí tenemos una vista al monumento característico del parque, la Pedra Furada (Piedra perforada ), una pared de roca en la que la erosión dejó un hueco gigantesco y a las formaciones vecinas de diferentes colores y carácteres que dan testimonio del pasado tectónico movido de esta región.

La galería mayor y más conocida de pinturas rupestres está muy cerca del centro de visitantes. Muchos otros lugares del hallazgo, pero también paisajes dignos de explorar a veces sólo se pueden alcanzar por caminos no marcados. En nuestras excursiones, muchas veces no vímos ni una sola persona durante todo el día. Al final de nuestros recorridos visitamos el "Museu do Homem Americano”. El museo presenta la teoría de la colonización de América por el estrecho de Behring, pero también muestra los resultados de la investigación de Niède Guidon, de los que se plantea automáticamente la cuestión de otros caminos de colonización anterior. Las huellas halladas en la Serra da Capivara tienen sus raíces temporales que se remontan a épocas anteriores a la posibilidad de cruzar el estrecho de Behring. En la exposición digna de ver se pueden ampliar las impresiones coleccionadas en el parque nacional por informaciones sobre los lugares de colonización en Brasil y toda América Latina.

Dentro de 5 días de estadía, podíamos ver sólo algunos tesoros, muchos todavía esperan nuestras próximas visitas.

Muy cerca de la Serra da Capivara se abrió mientras tanto el Parque Nacional Serra das Cofusões que debería ser tan rico por lo menos de lugares de hallazgos arqueológicos como la Serra da Capivara. Aunque el acceso resulta dificil, pero justamente por esto muy tentador.

¿Tal vez se encuentre aquí material nuevo que podría dar informaciones sobre el " Homem Americano” y su camino a Brasil ?

Hasta entonces, dejamos la Serra da Capivara y sus secretos a sus vigilantes ocultos.

Texto + Fotos: Dieter Hauguth
Traducción: Otto Schönauer


buscar

powered by google


guia/archivo

© caiman.de GbR - disclaimer - nosotros pa´rriba