ed 12/2013 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_1] España: Don Carmelo y Cayetana en el Camino de Santiago
Etapa trece: Una Estrella mágica – visitamos la Catedral más bella del Mundo
Etapas: [12] [11] [10] [9] [8] [7] [6] [5] [4] [3] [2] [1]
 
30 de Agosto de 2012. Al bajar desde la cumbre de Matagrande, acercándonos finalmente a Burgos, nos acompaña un viento muy frío, el que viene de los Montes de Oca. Caminando hacia la ciudad que es la segunda más grande en el Camino de Santiago comprendemos ya antes de llegar por qué Burgos se llama también „la Fría“. A pesar de que todavía estemos en pleno verano, nos entran ganas de ponernos el único pantalón largo que guardamos en la mochila.



La entrada en Burgos exige un máximo de paciencia al peregrino, ya que el Camino le lleva durante al menos dos horas que parecen interminables por la espantosa zona industrial situada al este de la ciudad. „I˙Aquí se acabó lo romántico!“, comenta Cayetana y acelera sus pasos para dejar atrás cuanto antes esa etapa más fea del Camino que hemos visto hasta ahora. Pero tenemos que andar durante kilómetros a lado del vallado que proteje el aeropuerto de Burgos y luego hay que cruzar una autopista entera con un poquito peligro de muerte. No obstante, Cayetana se lanza bravamente, sin mirar ni a la izquierda ni a la derecha, confiando en Dios y en su lema „Para peregrinos hay que frenar“. La caminata por los grises polígonos industriales es una pesadilla. Pero al final nos espera una oasis verde en las riberas del Río Arlanzón y una pétrea bóveda estrellada, porque Burgos regala a sus visitantes nada menos que la más bella Catedral del Mundo.



„Vamos, que regalado no es“, se queja Cayetana después de haber pagado la entrada de 7 Euros. Sin embargo, ¿qué son 7 Euros, si con ese precio se entra a la séptima maravilla del mundo? Cayetana y yo ya hemos visto muchas catedrales magníficas – en España sobre todo las de Sevilla y Toledo, y en el resto del mundo quedamos muy impresionados por las de Siena y Estrasburgo. Pero aquí en la Catedral Santa María de Burgos pasamos casi la mitad del día y olvidamos completamente el tiempo, perdiéndonos en un vértigo de arte sacro, al descubrir por doquier maravillas arquitectónicas y obras maestras de escultura y pintura.



La construcción de la Catedral que hoy es la tercera más grande de España comenzó en el año 1221 por el maestro Juan de Enrique, un arquitecto de probable origen francés, y se concluyó a finales del Siglo XV por una familia de arquitectos procedentes de Colonia (Juan – muerto en el año 1480, su hijo Simón – muerto en el año 1515 y su nieto Francisco de Colonia – 1470 - 1542) y por su discípulo Juan de Vallejo. Ya desde lejos impresionan las dos torres con sus agujas finamente labradas, como pirámides esbeltas y parcialmente trasparentes, las que no por casualidad recuerdan a los planes de la Catedral de Colonia (la que dejaron inacabada en aquella época). Las planificó e hizo construir Juan de Colonia y acabadas en el año 1450, con sus 85 metros fueron las torres más altas de Castilla, siendo luego superadas por las catedrales de Toledo (98 metros) y Salamanca (110 metros). Es una maravilla la fachada principal con el rosetón central que muestra una estrella octogonal. Entre las dos torres se encuentra una balaustrada desde la que nos saludan ocho estatuas de Reyes de Castilla.



Subimos por la escalera al portal sarmental y mirando a las figuras simbólicas de los cuatro Evangelistas entramos en el templo. Inmediatamente, después de entrar nos movimos como en un trance y nos dejamos llevar a un viaje onírico por esferas ya no de este mundo, sino poblado por angeles y luz celestial. Burgos es un „gótico barroco“, efectuoso y grandioso, lleno de audaz fantasía arquitectónica, un escenario sacro para una mirada a la eternidad.



Una fuerza desconocida guia nuestros pasos al centro, hasta que nuestras miradas se dirijan hacia arriba, para quedar fascinadas por uno de los mayores rasgos de ingenio en la historia de la arquitectura mundial. La trasparente (!), bóveda de la cúpula central de 59 metros de altura muestra la forma de una estrella gigantesca, por la que entra la luz del Cielo. Esa cúpula fue diseñada por Juan y Simón de Colonia y la construyeron entre 1440 y 1470.



Sin embargo, esa frágil maravilla se derrumbo unos siete décadas más tarde y Juan de Vallejo, un discípulo genial de la dinastía de arquitectos de Colonia, la consiguió reconstruir de manera aún más espectacular hasta el año 1567. Fue una tremenda innovación hace 500 años construir con instrumentos más bien sencillos una cúpula lata como una torre y con una gran bóveda trasparente, evocando así la ilusión de una inmensa estrella de luz colgando en el aire que domina todo el edificio. Esa cúpula estrellada hace la Catedral de Burgos única e incomparable.



Como templo en el centro del Camino de Santiago constituye un conjunto de arte sacro europeo, edificado por un proyecto común en el que han cooperado franceses, alemanes, españoles, flamencos y probablemente hasta un par de arquitectos musulmanes durante tres siglos. La estrella octogonal de la cúpula central es un motivo clásico del arte islámico: una estrella geométrica formada por dos cuadrados, llamado también „Sello de Salomón“ („Khatem Slimani“ en árabe) y simboliza la perfección. Ya aparece en el rosetón de la vidriera central de la fachada. No sólo el motivo, también la rica decoración de esa estrella que cubre el centro del templo no es imaginable sin la influencia árabe, ya que ese sinfín de diferentes dibujos geométricos entrelazados es típico para el arte islámico y recuerda p.ej. a la cúpula de la Sala de los Abencerrajes en la Alhambra.



Como si fuera hipnotizada, Cayetana queda mirando durante mucho tiempo esa estrella de luz y piedra, parcialmente dorada, y finalmente llega a comentar que le parece un „Mándala cristiano“, invitando a la meditación. Realmente me sorprende la chiquilla, como consigue definir en pocas y sencillas palabras el efecto de aquel milagro arquitectónico.



Después dedicamos cierto tiempo a contemplar el Retablo Mayor que tendrá unos 20 metros de altura, una obra maestra del Renacimiento de Rodrigo y Martin de la Haya, esculpida a partir de 1562. Muchas otras catedrales soñarían con guardar sólo uno de los retablos espectaculares de Burgos dentro de sus muros. La Catedral de Burgos tiene una docena de retablos de 15 – 20 metros de altura, nobles materiales y primerísima calidad artística – y de estilos hay de todo entre gótico y renacentista hasta el Barroco.



Uno de los más antiguos y espectaculares es un retablo del genial escultor Gil de Siloe (? - 1501) que representa el Árbol de Jesé: Santa Ana y San Joaquin se abrazan en medio de una colosal raigambre dorada, que simboliza el árbol genealógico de Cristo. En la magnífica Capilla del Condestable, construida por Simón de Colonia y también coronada por una cúpula octogonal que tiene un centro trasparente, se encuentra un retablo renacentista de su hijo Diego de Siloe (1495 – 1563), creado en cooperación con el genial francés Felipe Bigarny (1498 – 1543), el que – como tantos otros – había venido siendo joven como peregrino por el Camino de Santiago a Castilla y luego simplemente se quedó en Burgos.



Un retablo como escenario teatral, en su centro aparece María, llena de belleza majestuosa, entregando al Niño Jesús para su presentación en el templo, mediante un gesto dramático y marcado de gran dinamismo con los ropajes ondeando al viento imaginario. Los tres retablos de la Capilla del Condestable son de lo mejor que la imaginería jamás consiguió crear en España.



Cayetana no ha aguantado tanto tiempo en la contemplación de los retablos. La busco y la encuentro arrodillada en el suelo, frente a frente con un angelito de piedra, escondido en el pie de una columna donde con mirada melancólica tiene agarrado una calavera. También me pongo de rodillas y abrazo espontáneamente a mi compañera la que hoy me sorprende con su paciencia. Me mira feliz, pero a la vez algo cansada por tanta grandiosidad vista por doquier, y susurra, ahora sí, su pequeña amenaza: „Es que ya no puedo más. Si no salimos en seguida pa comer algo, te juro que aquí mismo al lado del angelito me desmayaré pa caer en un coma.“ Sonriendo le prometo que ahora salimos y nos levantamos. Sin embargo, antes de llegar a la salida, hay que pasar por (y visitar) la Sacristía, la Sala Capitular y el Claustro de la Catedral.



Cuando salimos a la luz del verano, los primeros pasos caminamos como unos sonámbulos, la cabeza aún llena de tantas imágenes como si fueran visiones de ensueño. Apenas son las 7 de la tarde, así que todavía resulta demasiado temprano para cenar. Por ello matamos el hambre con almendras y subimos al mirador del castillo. Aquí encontramos a muchos peregrinos reunidos a la luz del sol poniente para contemplar y fotografiar las torres y cúpulas de la Catedral desde arriba. Al lado se encuentra una pareja joven, abrazándose íntimamente, parece que se hayan conocido en el Camino. Nos ruegan de tomar una foto con la catedral al fondo. „Dios mío, qué felices parecen éstos“, susurra Cayetana, no sin envidia. Quizás esté pensando en este momento en Alejandro, el ciclista, en el camarero de Logroño o en Javier el jardinero. Lo considero mi deber abrazarla muy fuertemente en ese momento. „La próxima vez seguramente encontrarás también a alguien…“, intento consolarla. „…Y – ¿el próximo verano lo pasarás de nuevo en Ibiza o vas a continuar aquí conmigo el Camino?“ Como para buscar una orientación, lanza una mirada a la Catedral dorada por la puesta del sol y concluye: „Bueno, voy contigo. Lo que empezamos, también hay que llevar a cabo hasta el final – eso lo decías tú siempre, Don Carmelo“.



Sonriendo dirige su mirada hacia el oeste. En esta noche Cayetana tieno un sueño memorable. Caminando a oscuras llega a un puente y encuentra una estrella diminuta de luz, la toma en sus manos como si fuera una vela, para que ilumine el camino al pasar por el puente. Al llegar al otro lado, mira atrás y descubre que ha dejado unas huellas marcadas por miles de estrellas diminutas que ahora iluminan el puento oscuro.

Texto + Fotos: Berthold Volberg

Recomendaciones y Enlaces:
Etapa de Agés hasta Burgos: casi 24 kilómetros

Alojamiento en Burgos:
Albergue municipal de peregrinos, Calle Fernán González 28 - 32, directamente en el Camino, poco antes de llegar a San Nicolás y la Catedral, Tel. 947-460922: moderna, grande y central, hay lavadora y secadora, cocina, Internet. Cama 5 Euros.

Para los que quieran quedarse un día más en la bella ciudad de Burgos (que ofrece tantos monumentos para visitar) y/o quieran pernoctar de una manera más comfortable, recomendamos el Hotel siguiente:
Hotel "Abadía – Camino Santiago", C. Villadiego 10, Tel. 947-040404, correo electrónico: reservas@hotelabadiacaminosantiago.com Página web: www.hotelabadiaburgos.com
Hotel moderno de 3 estrellas, ideal para un „día de descanso“, directamente en el Camino de Santiago a la salida de Burgos (así que a la ventaja que partiendo temprano por la mañana en un par de minutos se puede dejar atrás la ciudad, se une la ventaja de adelantarse a las masas de peregrinos que tienen que partir desde el centro de la ciudad y así se puede encabezar la fila de peregrinos). Libre acceso al internet, pequeño bar en la sala de recepción, acogida muy amable. Habitación (con o sin desayuno, distintos tipos de habitación): entre 40 y 65 Euros.

Gastronomía en Burgos:
Restaurante „GAONA“, C. Paloma 41 (detrás de la Plaza de la Catedral), Tel. 947 279612. Auténtico, siempre lleno, bravos/as camareros/as. Muy buen Menu para 12 – 15 Euros (3 platos, 1 botella de vino incluída), muy recomendable: codillo de cordero muy tierno, Flan casero, Tinto de la región Ribera del Duero)

"Abadengo“, C. Alfonso VIII Nr. 39, Tel 947-206326, enfrente del Monasterio Las Huelgas Reales, Menu del día 11 Euros, carnes a la brasa.

"Confitería Alonso“, en la Plaza Mayor, con entrada lateral en el Paseo de Espolón, una de las confiterías de más solera en Burgos

Recuerdos:
"EL PEREGRINO"
Pza. del Rey San Fernando, 1
09003 BURGOS – Burgos
Joyas de cerámica con símbolos de la Catedral de Burgos, p.ej. rosetones de vidrieras como amuletos o pendientes de cerámica: www.kimuceramica.com

Templos:
Catedral Santa María de Burgos: www.catedraldeburgos.es/
Horario: martes - domingo 9.30 – 19.00 horas (I˙en invierno cierra una hora antes!, la Capilla del Cristo de Burgos y la Capilla de Santa Tecla normalmente están cerradas para la visita turística y reservadas para el culto) Entrada: 7 Euros, para peregrinos con credencial la mitad.



Cartuja de Miraflores: www.cartuja.org
Magnífica Iglesia de estilo gótico tardío (isabelino) del Siglo XV, situada en una colina a unos 4 kilómetros al sudeste de Burgos, como la mayor parte de la Catedral, fue construída por Juan de Colonia y Simón de Colonia, y guarda un sinfín de tesoros de arte: un retablo mayor gótico de Gil de Siloe (terminado en 1499), una maravilla con esculturas impresionantes y detalles sorprendentes, el panteón real, un octógono con los sepulcros de Juan II e Isabel de Portugal, labrados en alabastro también por el genial Gil de Siloe, con leones que sacan la lengua y otros detalles riquísimos. Además, hay la preciosa sillería del coro, la impresionante estatua de San Bruno creado por el escultor barroco Manuel Pereira (a la derecha de la entrada) y en el Museo de la Cartuja hay también muchas esculturas y pinturas (p.ej. una bellísima Anunciación de Pedro Berruguete).

Entrada gratuita, limosna bienvenida. Horario: lunes - sábado 10.30 – 15.00 y 16.00 – 18.00 horas, Domingo 11.00 – 15.00 y 16.00 – 18.00 horas. Misas domingos y festivos a las 10 y 15 horas.

Monasterio de Las Huelgas Reales
Monasterio monumental de la Orden del Cister en el oeste de Burgos con retablo mayor de Gregorio Fernández, muchos sepulcros de Reyes de Castillan y claustro románico, lamentablemente sólo se puede visitar con guía y está terminantemente prohibido tomar fotos. Entrada: 5 Euros. Horario: martes - sábado 10.00 – 13.00 y 16.00 – 17.30 horas, Domingo 10.30 – 14.00 horas, Lunes cerrado

Iglesia de San Nicolás
Templo de estilo gótico tardío enfrente de las torres de la Catedral, retablo mayor espectacular de alabastro. Horario: martes - sábado 12.00 – 13.30 y 17.00 – 19.00 horas, los domingos sólo abre por las misas



Iglesia San Gil
Quizás la más bella parroquia de Burgos, de estilo gótico tardío, con bellos retablos, abierta para las misas

[print version] / [archivo: españa]

 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]