ed 11/2010 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_2] España: Un Olé para Torremolinos
 
El antiguo pueblo de pescadores situado a 12 kilómetros al oeste de Málaga quizás no tenga la mejor fama como paraíso turístico. En los años sesenta del siglo pasado, Torremolinos llegó a convertirse en el centro turístico de la Costa del Sol y empezó un boom de la construcción que podía haber causado vértigo. El acantilado espectacular desaparició en muchos puntos detrás de las torres de hoteles y fue cubierto por urbanizaciones y apartamentos de hormigón. Pronto se concentraba aquí el segundo número más grande de plazas hoteleras de toda España -  un prestigio dudoso.

Torremolinos
Torremolinos
Torremolinos

A veces han dominado los piropos poco románticos para referirse a la ciudad de Torremolinos, algunos ya la bautizaron "el Benidorm andaluz". Durante las dos últimas décadas,  la población de ese municipio se multiplicó (de 26.000 en 1990 hasta 65.000 actualmente) y en los meses del verano ese número será duplicado por los visitantes que llegan desde todo el mundo en busca de mar y sol. Pero comparada con el "Manhattan" cerca de Alicante, el municipio malagueño todavía guarda rincones románticos y ambientes auténticos.

Torremolinos es mucho mejor de lo que las malas lenguas quisieran admitir: aquí se encuentra de todo para todos los gustos y preferencias. Es que de un lado el  turismo en masas también ha traído un par de ventajas. La zona está dotada de una infraestructura perfecta: para todos los que quisieran dejar atrás la Dolce Vita playera por un par de días, para buscar la soledad de los montes o las metrópolis esplendorosas de la cultura, Torremolinos y Málaga ofrecen muy buenas comunicaciones con las ciudades más atractivas de Andalucía (Granada, Antequera, Ronda, Sevilla). Además, Torremolinos es una base perfecta para emprender desde aquí senderismo por la Sierra de Mijas (sólo a 10 Km), o en la Sierra de Ronda o en El Torcal (a unos 50 Km).

Torremolinos Torremolinos Torremolinos

Y no hay que renunciar a nada estando en ese centro turístico. La oferta de hoteles y restaurantes es inmensa y muy diversa, hay algo para cada preferencia, del "pescaíto frito" a la Haute Cuisine à la francesa o salchichas alemanas  - y todo más barato que en las Islas Baleares o Canarias.

Torremolinos es el destino ideal para unas vacaciones de playa y sol, especialmente para jóvenes que además buscan un ambiente de animada vida nocturna. La playa tendrá al menos 7 kilómetros en total, es limpia y muy bien cuidada, interrumpida por pequeñas oasis de palmas (p. ej. en la Playa de Bajondillo). Rodeado de hoteles de hormigón y apartamentos de estética dudosa se puede descubrir bellezas ocultas - no sólo corporales, sino también arquitectónicas como el magnífico Palacio de estilo Neomudéjar  construido en el año 1925 por  el arquitecto Antonio Navajas. Ese pequeño castillo de ensueño andaluz es un vestigio de un tiempo cuando la palabra turismo aún no existía y los viajes a la Costa del Sol eran un privilegio de un par de aristócratas o burgueses de Inglaterra. Algunos se quedaron para siempre aquí en esa tierra bendita. Pero no hay que olvidar que por culpa de los ingleses esa ciudad en la Costa del Sol casi habría dejado de existir.

Torremolinos
Torremolinos
Torremolinos

Pero empezamos con los principios, la historia de ese lugar se inició con los romanos, los que construyeron  una aldea en esa bahía al lado del camino entre Gades (Cádiz) y Malaca (Málaga), de la que da testimonio una pequeña Necrópolis cerca de la Plaza de Cantabria.  Luego siguieron los árabes que dominaron aquí durante toda la Edad Media (712 - 1492).  De esa época data el único monumento realmente antiguo de la ciudad: la maciza torre árabe construída hacia 1300. Más tarde daría el nombre al pueblo en sus alrededores - Torremolinos (porque durante siglos esa torre estaba rodeada por muchos molinos).

Es una ironía de la historia que el nombre surgió después de que el pueblo haya sido arrasado totalmente. En el año 1704, durante la Guerra de Sucesión de España, llegó  el apocalípsis de Torremolinos: el almirante inglés George Rooke conquistó el pueblo y mandó quemarlo todo completamente (el único edificio que sobrevivió aquel infierno era la torre árabe). Los numerosos  turistas ingleses que hoy día visitan las playas y callejas de la ciudad no saben nada de la historia de aquel desastre.

Torremolinos
Torremolinos
Torremolinos

Durante décadas, el terreno quedó desierto, hasta que en la segunda mitad del Siglo XVIII fue poblado de nuevo y empezaron a construir casas y molinos al lado de la torre. La situación geográfica en el acantilado, asomándose como un balcón o mirador para contemplar el Mediterráneo resultaba demasiado tentadora. Hacia 1900 llegaron los primeros turistas, y durante los años veinte y treinta abrieron los primeros hoteles, aunque el auténtico descubrimiento de Torremolinos como destino turístico no se produjo antes de los años 50, la época dorada cuando muchas estrellas de Hollywood pasearon por sus calles y playas  (Ava Gardner, Orson Wells, Marlon Brando...). Detrás de los famosos y de las divas llegó la gente normal y corriente. El turismo en masas provocó boom de la construcción - con las consecuencias tan conocidas como visibles. Al mismo tiempo nacía la vida nocturna espectacular, en ningún otro lugar de la  España franquista se podía observar ambientes tan liberales y fiestas tan animadas como aquí  - hasta que el dictador decrépito en el año 1971 declaró una cruzada contra la "inmoralidad" e hizo iniciar redadas policiales contra hippies, homosexuales y drogadictos en los bares de Torremolinos, algunos (los extranjeros) fueron expulsados del país, otros torturados en las cárceles.

Actualmente,  el municipio malagueño se ha convertido de nuevo en una Meca turística que recibe con los brazos abiertos y con miradas tolerantes a todos sus visitantes que quieren pasar las semanas más esperadas del año en ese balcón del Mediterráneo. Torremolinos es un sitio idóneo para observar el comportamiento del ser humano, ya que habrá muy pocos lugares donde podemos comparar personas tan contrastantes como aquí - no sólo en la playa. Hay familias numerosas celebrando su merienda dominical, abuelitas debajo de parasoles dando consejos a sus nietos ocupados con construir castillos de arena, y al lado parejas llamativas de gladiadores gays o futbolistas que persiguen una pelota por la arena, compitiendo en imitar Lionel messi o Cristiano Ronaldo. Y todos pacíficamente reunidos debajo del  Sol de Andalucía, celebran el verano, la mar y la juventud - la momentánea o la perdida.

Torremolinos
Torremolinos
Torremolinos

Hay escenas que recuerdan en su conjunto a una de las obras maestras de un genio que nació muy cerca, en la capital Málaga: la pintura "La Paz" de Pablo Picasso. En las playas de Torremolinos todo es posible y hasta los policías parecen relajados presentando sus uniformes blancos. El paseo marítimo parece interminable e invita a practicar el Jogging con vistas a la mar y la puesta del sol. Y para los que después de correr o nadar todavía no estén cansados, esa metrópoli andaluza de la juerga nocturna ofrece muchas opciones para moverse, no sólo en la calle que lleva el bonito nombre "Danza Invisible". Así que hacia la medianoche hay procesiones subiendo la escalera desde la Playa Bajondillo al centro, acercándose a los templos de bailes y diversiones. Durante el retorno al hotel, más de uno, después de haber tomado varios vinitos o Mojitos, se habrá caído en esa escalera resbaladiza. Pero con el ritmo eterno de la mar al fondo y el olor del primer café a la salida del sol pronto harán olvidar tanto los dolores físicos como las penitas de un amor inalcanzable.

Texto + Fotos: Berthold Volberg

Recomendaciones:

Torremolinos
Torremolinos
Torremolinos

Hostal y Restaurante GUADALUPE
Calle Peligro 15 (Playa Bajondillo)
29620 Torremolinos
Tel-Fax: 0034-952-381937
www.hostalguadalupe.com
En una de las pocas casas bonitas que quedan en primera línea de la Playa Bajondillo uno puede gozar de unas vacaciones relajadas - mimado por los dueños siempre sonrientes y de buen humor, a veces estando en la barra del restaurante de repente pueden empezar a cantar (muy bien además), siempre están dispuestos a dar buenos consejos, y han logrado convertir su restaurante con objetos de cerámica y música procedentes de todo el mundo en un lugar muy acogedor y especial. Como almuerzo y cena ofrecen aquí un Menú del Día bueno, barato y abundante  (especialmente recomendables son los medallones de merluza, el "Paté de la Casa", lomo en salsa de Málaga, así como los potajes de garbanzos o lentejas).

Bodega Quitapenas (Restaurante):
Al lado de las escaleras que unen la Playa Bajondillo con el centro se encuentra en una esquina, anunciado por un letrero inmenso, ese típico restaurante andaluz que ofrece en una terraza bonita con vistas a la "procesión de juerguistas" unos platos deliciosos, abundantes y baratos y una muy pequeña pero adecuada carta de vinos (blanco de Rueda, tintos de la Rioja y Ribera del Duero). Especialmente recomendables son las Tartitas de camarones, Bacalao, Merluza y todo lo que hay de "Pescaíto frito" . Camareras muy amables y muy guapas.

[print version] / [archivo: españa]

 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]