ed 08/2016 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_1] España: Donde el Barroco brilla
Una visita en la Iglesia de San Juan de Dios en Granada
 
El Santo Juan de Dios vivió entre 1495 y 1550 y dedicó toda la segunda mitad de su vida a servir a los enfermos y pobres. Nacido en Portugal, ya vino a España a la edad de 12 años, pasando el mayor tiempo de su juventud en Toledo. Se convirtió en un soldado quien luchó para el Emperador Carlos V. Más tarde se mudó a Granada, donde estudió las obras teológicas de Juan de Ávila las que empezaban a marcar su pensamiento.

[zoom]
[zoom]

De repente renunció a propiedades materiales, quemó sus libros y caminó desnudo por las calles de Granada. Lo declararon por loco y fue encarcelado. Después de su liberación de la cárcel realizó la idea de una peregrinación al Monasterio de Guadalupe en la Extremadura. Esa experiencia de peregrino lo marcó tanto que luego cambió radicalmente su vida, convirtiéndose en enfermero, fundó un Hospital para enfermos y moribundos en Granada. Ese hospital era el fundamento de la Orden de los Hospitalarios y luego se fundaron más hospitales parecidos en otras ciudades andaluzas.

Al final este santo tuvo una muerte digna de una persona que como idealista dedicó su vida a la caridad: murió ahogándose al intentar a salvar la vida de un joven que se había caido al Río Genil. Ya en el año 1690 canonizaron a San Juan de Dios y desde 1757 sus restos mortales se encuentran como reliquias en el templo que lleva su nombre en Granada, en una iglesia que pertenece a los edificios barrocos más espectaculares de Europa.

Se trata de un Panteón pomposo, tal vez demasiado suntuoso para albergar los restos de un fraile mendicante, el que predicó siempre renuncia a propiedades materiales y cuyo ideal fue la humildad. A la primera vista, desde fuera este templo construido entre 1700 y 1757, ya parece imponente y monumental con su fachada de dos torres y la gran cúpula. En el centro de la fachada principal se encuentra la estatua de mármol blanco del santo con aspecto juvenil. En la mano derecha lleva una bandera dorada y en la izquierda presenta un modelo de su templo. La fama de ese "Santo de los hospitales" y su popularidad que aún goza en Granada se nota también en los "regalos" que recibe todavía: p. ej. un gran ramo de flores colocado a sus pies por una adoradora anónima. Las flores ya están marchitas y apostamos que pronto alguien las vaya a reemplazar por un ramo nuevo y provoca asombro pensar cómo han colocado esas flores allí a tanta altura.

A la izquierda de la estatua de San Juan de Dios descubrimos la escultura interesante de un ángel que lleva pan en un paño para repartirlo entre los pobres. La mayoría de los relieves de la fachada son obras del escultor Miguel de Pereda. Los dos campanarios están decorados con ricas volutas y guirnaldas barrocas de piedra. La cúpula de 50 metros de altura - a semejanza con las cúpulas de los templos de Figueroa en Sevilla - está vestida de ladrillos y cubierta con tejas vidriadas de colores, dominan el blanco y verde, los colores de Andalucía.

Si la visita exterior ya impresiona, al entrar en esta iglesia casi no habrá palabras adecuadas para explicar toda la grandiosidad que se descubre mirando por doquier.

[zoom]
[zoom]

La primera impresión sobrecogedora: aquí TODO parece de oro: no sólo los siete (!) grandes retablos, sino también el púlpito tan ricamente esculpido, los marcos de las pinturas, las guirnaldas y frescos. Aunque este templo, como tantos en Andalucía, sólo tiene pocas ventanas y pequeñas, está lleno de luz radiante. Aquí el fulgor deslumbrante del oro ha reemplazado la luz solar. Ese efecto incluso se intensifica por un truco: cientos de diminutos espejos, los que han "escondido" en las volutas doradas de los retablos para reflejar y multiplicar así el resplandor del metal más apreciado.

[zoom]
[zoom]

Otro detalle que causa entusiasmo entre los visitantes y peregrinos: se puede subir por el retablo mayor - en su fondo hay escaleras que nos llevan directamente al Cielo, así que de repente podemos contemplar la bella Inmaculada con su manto azul muy de cerca y además, desde arriba hay una vista espectacular y visión "divina" de toda la nave del templo. Mirando hacia arriba, la cúpula con los frescos del pintor barroco Sarabia se ha acercado bastante. Y dirigiendo un pasito adentro del retablo, la "cámara dorada", un relicario que alberga nada menos que 180 reliquias se encuentra en la parte central y más sacra del retablo mayor.

[zoom]
[zoom]

El templo San Juan de Dios es un gran teatro barroco que presenta un sinfin de detalles. No queda en toda la iglesia ni un centímetro sin decoración - el famoso principio barroco del "Horror Vacui" lo han convertido en realidad aquí de manera tan consecuente como en pocos edificios de aquella época.

[zoom]
[zoom]

Aparte del retablo mayor de 20 metros de altura que parece una montaña dorada, los tesoros de arte más importantes de esa joya del Barroco son las esculturas de Vírgenes y santos de los maestros Bernardo y Diego de Mora, Pedro de Mena, y los cuadros barrocos de los pintores italianos Conrado Giaquinto y Carlos Maratta, así como el púlpito maravilloso, también generosamente dorado. El Rey Felipe V. donó todo el oro para dorar los retablos de San Juan de Dios.

[zoom]
[zoom]

[zoom]
[zoom]

Algunos críticos dirán ahora que con todo ese oro podrían haber construido media docena más de hospitales. Pero enfermos y hospitales van y vienen. Sin embargo, ese oro resplandece para la eternidad y este templo barroco tan único causará asombro durante los siglos por venir e irá inspirando a futuras generaciones por su arte tan rico. Y como paradoja típicamente barroca, toda esa riqueza sirve para recordar a un santo de pobreza y humildad, patrón de los enfermeros a quien dedicaron esa maravilla: San Juan de Dios, cuyo programa de vida fueron la caridad radical y la misericordia - de nuevo muy actual en el año de misericordia proclamado por el Papa Francisco.

Texto + Fotos: Berthold Volberg

Recomendaciones y Enlaces
Una recomendación especial: las vistas más bellas de cúpula y torres de San Juan de Dios las ofrece la azotea del Hotel Colón en frente a la izquierda. Sin necesidad de alojarse en ese hotel, se puede subir en el ascensor hasta la última planta y mejor a la hora de la puesta del sol tomar algo en el Bar de la Azotea y gozar las vistas de Granada y su iglesia barroca más magnífica.

Enlace 1: La Basilica de la Inmaculada y San Juan
Enlace 2: Fachada Basilica San Juan de Dios

Dirección: C/ San Juan de Dios 19 (Entrada a la derecha de la portada principal). Audio-Guías disponibles. 
Entrada: 4 Euros
Lunes hasta sábado: 10.00 hasta 13.00 horas y 16:00 hasta 19:00 horas
Domingo: 16.00 hasta 19.00 horas

[print version] / [archivo: españa]

 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]