ed 06/2014 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_1] España: Don Carmelo y Cayetana en el Camino de Santiago
Etapa Diecinueve: el maratón de la Calzada Romana por el gran vacío
Etapas: [19] [18] [17] [16] [15] [14] [13] [12] [11] [10] [9] [8] [7] [6] [5] [4] [3] [2] [1]
 
16 de Junio de 2013 a las 6 de la mañana abandonamos el Albergue de la Trinidad y al amanecer buscamos en las callejas de Sahagún el Camino hacia el oeste. Hoy la partida tan temprana resulta especialmente heróica, porque debido al "ataque" nocturno de las trompetas y tambores de la banda municipal sólo habré dormido como mucho dos horitas y Cayetana, la que se había escapado clandestinamente para participar no sé cuánto en la juerga de la fiesta, probablemente no ha dormido ni un minuto.

Para prevenir todos mis reproches, se esfuerza a demostrar una disciplina nunca vista, ha recogido sus cosas en un par de segundos y ni siquiera se queja al saber que no habrá desayuno.

[zoom]

Las callejas y plazas de esa pequeña ciudad castellana todavía están llenas de jóvenes que muestran diferentes estados de borrachera. Dando gritos y chillidos de vez en cuando, en los bares del centro toman ahora su desayuno (preferentemente Tortilla o Bocadillos de Cecina) después de una noche de juerga total. Los más atrevidos incluso están tomando "Churros con Chocolate" – pero dudo que después de tomar una docena de Gin-Tonic o cubatas semejantes, puedan tomar un desayuno así sin consecuencias desastrosas. Habría valido la pena encargar una investigación local con respecto a la tolerancia de estómagos. Nuestro camino hasta el puente de peregrinos casi parece una carrera de baquetas, ya que muchas veces jóvenes borrachos tropiezan con nosotros, y al descubrir las conchas en nuestras mochilas, nos gritan, balbuceando o no, un "¡Buen Camino!" Decidimos apreciar con indulgencia su buena voluntad y no tanto la manera imperfecta de manifestarla.

Finalmente llegamos a cruzar el puente del Río Cea dirección a Santiago. Precisamente hoy mismo, después de una noche entera sin dormir, nos espera lo que había anunciado como el "ultimativo ensayo de dureza" para infundir un poquito de miedo a Cayetana: una caminata dura e infinita por la soledad de la antigua Calzada Romana en dirección a León. En aquel momento todavía no sabía que ese ensayo de dureza iba a ser superada dramáticamente tan sólo dos días más tarde.

[zoom]
[zoom]

Pero el día comienza bien, cuando sale el sol estamos caminando por una alameda de árboles en plena flor y senderos que nos llevan por prados floridos hasta llegar a Calzada de Coto. Al principio el paisaje no es tan monótono como temíamos. Un par de encinas monumentales y alguna y otra cigüeña en busca de bichos para comer interumpen la monotonía de la estepa castellana. Cayetana todavía me parece relajada, incluso alegre, tomando un sinfín de fotos de flores desconocidas que descubre al lado del Camino, como si quisiera convertirse en botánica.

Sobre las 10 de la mañana llegamos al pueblecito Calzadilla de los Hermanillos, de 150 almas, el que de repente aparece en la inifinidad de la meseta. "Esa aldeorra ni siquiera tiene una iglesia", comenta Cayetana, mientras que avanzamos lentamente por la única calle del pueblo. "Pero por lo menos hay un bar", indico con el dedo al Hotel-Restaurante "Casa el Cura". Aquí nos dicen que sí hay una capilla en la aldea, la Ermita de la Virgen de los Dolores(aunque cerrada – por alivio de Cayetana).

En la bonita terraza del restaurante nos esperan un camarero muy amable y un trío de damas de avanzada edad las que nos miran con curiosidad apenas disimulada. Pedimos unos Bocadillos de cecina (Cayetana lo toma sólo con queso, ya que según sus propias palabras se ha convertido en vegetariana desde hace unas semanas). El trío de damas jubiladas viene de Barcelona, y están tan bien entrenadas que da miedo: mencionan – como si fuera nada – que ayer caminaron unos 35 Kilómetros. El camarero coquetea con ellas – o ellas con él, será cuestión de interpretación.

[zoom]
[zoom]

Al abandonar el pueblo dirección hacia León, saludamos a una abuelita vestida de negro, la que se encuentra en medio del Camino, apoyada en su bastón y con la mirada perdida en un no sé qué. Quizás esté contemplando las cumbres aún cubiertas de nieve (!) de los Montes de León, las que parecen un espejismo flotando en el aire encima de la estepa. Seguimos el indicador de camino que muestra la inscripción "Calzada Romana" y guía a los peregrinos al corazón de la Nada.

"Es que eso parece Kazakstán!", opina Cayetana después de mirar a los alrededores de horizonte a horizonte . Cayetana nunca ha estado en Kazakstán, pero siempre escuchaba con curiosidad cuando empecé a contar mis impresiones traídas de aquel país lejano y exótico. Desde entonces le gusta mucho comparar a menudo algo con Kazakstán, sabiendo que sus amigas en Cádiz y Sevilla no pueden opinar, ya que no saben nada de la Asia Central.

[zoom]
[zoom]

Durante la última semana ya conquistamos muchas etapas por la meseta monótona de Castilla, pero el recorrido de hoy lo supera todo. Un gran vacío hasta el horizonte y un silencio tremendo. Lo único que oímos es el viento que no se calla nunca. Ya llevamos tres horas caminando desde el desayuno en Calzadilla y el paisaje nos parece absolutamente igual sin cambiar nada. De repente Cayetana se deja caer al suelo, me lanza una mirada llena de rabia e indicando al horizonte grita desesperadamente: "¡Es que no vamos a llegar nunca! …Desde hace horas aquí todo me parece igual. Si el sendero no fuera tan recto, diría yo que hemos caminado un círculo." Es verdad que ese trayecto quizás es el más "vacío" de todo el Camino: al andar los 20 kilómetros entre Calzadilla y Reliegos, que nos parecen 200 kilómetros, no se ve ni una sola casa, y tampoco se descubre otra huella alguna de civilización humana. No es sorprendente que por aquí caiga alguno/a y otro/a por falta de motivatión.

[zoom]
[zoom]

[zoom]
[zoom]

[zoom]
[zoom]

Gracias a Dios, esta vez la temida huelga de Cayetana sólo dura cinco minutos. Y cuando ya estamos a punto de creer habernos perdido en un hueco olvidado del tiempo en medio de la Nada, nuestro destino aparece en un valle: Reliegos, una aldea de treinta casas. Poco antes de llegar el Camino se bifurca. Por el otro sendero podríamos seguir ahora la Calzada Romana hasta llegar al próximo pueblo, pero serían otros 7 kilómetros más. "¿Qué piensas, mi alma, otro trozito más?", pregunto a mi acompañante. Cayetana pone las manos en jarras y respira muy profundamente – "Ya basta, ya basta", la abrazo riéndome, antes de que ella pueda lanzar un grito de indignación, "desde luego nos quedamos aquí mismo, basta para hoy…"

[zoom]
[zoom]

En el Albergue de peregrinos de Reliegos hay un grupo de jugadores de skat muy ancianos, sentados en una mesa circular y con copitas de coñac formando un círculo en la mesa. En aldeas como esas los albergues no sólo ofrecen cama y comida a los pergrinos, sino sirven también como lugares de encuentro para los habitantes, los que pueden combatir aquí su aburrimiento y entrar en contacto con el resto del mundo. Cayetana desempeña su papel en este sentido. Después de ducharse se pone su ya famoso Bikini de color púrpura no muy abundante de tela y anda muy ufana y bastante lentamente por el Patio, así que alguno de los jugadores de skat por excitación sin querer provoca un efecto dominó: casi todas las copitas de coñac se rompen ruidosamente.

Texto + Fotos: Berthold Volberg

Recomendaciones y Enlaces:
Etapa de Sahagún por la Calzada Romana hasta Reliegos: 32 Kilómetros
www.redalberguessantiago.com
www.turismocastillayleon.com

Alojamiento y Gastronimía:
Alojamiento en Calzadilla de los Hermanillos: Albergue privado (más bien un Hotel) "Casa el Cura", Carretera N°. 13, Tel. 979-337647 o 619-137764: centro de turismo rural, ofrece un lujo sorprendente en medio de la soledad de la estepa. Cuartos de 2-, 3- y 4 camas, todos con baño, no hay cocina, porque hay la Gastronomía del Restaurante. Precios véase: www.lacasaelcura.com

Alojamiento en Reliegos: Albergue privado de peregrinos "La Parada", Calle Escuela N°. 7, Tel. 987-317880; todo nuevo y limpio, los cuartos con 3 camas superpuestas (Cama 7 Euros), lavadora y secadora, Bar y Restaurante con terraza en el patio, pequeña tienda: www.alberguelaparada.com

Gastronomía en Calzadilla de los Hermanillos: Bar/Restaurante "Casa el Cura" (véase arriba), oferta limitada pero buena. Antes de la paliza de la Calzada Romana es recomendable de entrar aquí, comer algo y sobre todo comprar agua/ bebidas (fundamental, ya que no hay fuente hasta Reliegos).

Gastronomía en Reliegos: Restaurante del Albergue de peregrinos "La Parada (s.o.)": Menú de peregrinos (3 platos con vino incluído) 10-12 Euros.

Iglesias:
Sólo una ermita en la única calle de Calzadilla de los Hermanillos (Ermita Virgen de los Dolores, normalmente cerrada), en ese recorrido la naturaleza y la soledad de la estepa forman el templo para meditar.

[print version] / [archivo: españa]


 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]