ed 05/2016 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_1] España: Fachadas renacentistas, fuentes silenciosas y aceitunas hasta hartarse
Una visita en Baeza
 
Como cada año en marzo/abril he venido a Sevilla, para visitar a mi amiga Angélica y para ver la Semana Santa. En los años pasados, a veces pasamos el fin de semana antes de la Semana Santa en la playa cuando el tiempo lo permitía, pero este año el Domingo de Ramos es muy temprano y hace mucho más frío de lo normal para esta época. Las temperaturas diurnas llegan sólo a 18 grados, y de noche hace 4 o 5 grados. Así que una excursión a la playa no hace sentido, y al final nos decidimos intentar a realizar un programa completamente distinto. Vamos a un lugar donde todavía hará un frío invernal y el viernes antes de la Semana Santa nos dirijimos dirección noreste hasta llegar a una joya del Renacimiento español situada en un rincón remoto de Andalucía: Baeza.

[zoom]
[zoom]

A las 10 de la noche, fuera hace casi 0 grados, estamos en el bar del Restaurante "La Góndola" en la Plaza Mayor. Delante nuestra una tapa generosa de aceitunas (regaladas y de las mejores), estamos esperando el plato principal después de probar un plato típico de aquí llamado Pipirrana (un tipo de ensalada con bacalao, cebolla, tomate y aceite de oliva abundante). Es que Baeza está situada en medio de os mayores cultivos de olivos del mundo, al lado de la Sierra Mágina. Por ello el buen aceite de oliva es la estrella de la cocina regional, no habrá plato típico sin ese aceite. En total, la cocina de aquí parece más castellana que andaluza, también será por el clima bastante continental con inviernos fríos. En esta noche invernal también pedimos platos de la época fría como puchero de lentejas y cabrito al horno. Baeza se encuentra a más de 800 metros de altitud y en las cumbres de los alrededores hemos visto bastante nieve. Las ráfagas de viento frío mandadas desde las cumbres hace parecer las temperaturas aún más frías de lo que son. Pero calentados por la buen comida y más de una copa de buen tinto nos atrevimos salir a la medianoche para dar un primer paseo por Baeza.

Un par de pasos, y ya nos encontramos en un mundo bien diferente. Todos los sonidos típicos del Siglo XXI como ruido de tráfico y sonidos de móviles cesan de repente, no hay publicidad luminosa o luces de neón, sólo la luna (casi) llena y la luz tenue de farolas muy antiguas iluminan las callejas estrechas de este lugar encantado, declarado en 2003 Patrimonio Universal por la UNESCO.

[zoom]
[zoom]

[zoom]
[zoom]

De repente nos encontramos ya delante de uno de los monumentos principales del Renacimiento español: la joya del Palacio de Jabalquinto, hoy sede de la Universidad Internacional de Andalucía. Este palacio construido entre 1490 y 1540 presenta una de las fachadas más espectaculares del estilo plateresco. Entre balcones y decoración con arabescos descubrimos ventanas inspiradas en la Alhambra y encima una galería elegantísima para disfrutar de las vistas. El palacio del arquitecto Juan Guas es una de las obras cumbres del XVI, primer Siglo de Oro: es igual de impresionante con la iluminación nocturna y a la luz del sol, porque la fachada con sus escudos, agujas, volutas y piedras diamantadas produce magníficos reflejos de sombras y evoca efectos tridimensionales y dramaticos. Un palacio como un trompetazo.

Nos adentramos más en el laberinto de luces y sombras de Baeza y no deja de impresionarnos ese silencio profundísimo. Qué contraste con nuestra Sevilla tan llena de vida y juerga. En efecto Baeza parece más castellana que andaluza con sus casas y palacios edificados con piedras oscuras de cantería y sus noches silenciosas y frías. El único sonido aparte del eco de nuestros pasos en el adoquinado de piedras combadas es el de las fuentes murmurando en su idioma monótono y renacentista.

[zoom]
[zoom]

Acabamos de llegar a la Plaza de Santa María. "Un poquito muerta sí está esa bella ciudad...", Angélica no puede evitar ese comentario, parece que ya echa algo de menos la alegría de su Sevilla. La verdad es que de momento somos los únicos paseantes, aparte no hay ni un alma y Baeza parece escenario de película cuando sombras de nubes rodean la luna parcialmente, la luz parece aún más irreal y misteriosa. Si Caspar David Friedrich hubiera visitado España, se habría quedado aquí mismo un buen rato para pintar.

[zoom]
[zoom]

No hay prisa, dedicamos mucho tiempo a contemplar la fachada de la Catedral, la que queremos visitar la maña siguiente. Nos fascinan los reflejos de luz en la fuente monumental de Santa María y aquella soledad silenciosa. Finalmente, las ráfagas de viento frío nos llevan a la cama.

El sábado por la mañana nos levantamos temprano para aprovechar el día, hay mucho que descubrir. Al principio, el tiempo parece gris y dominan nieblas matutinas cuando cruzamos la Plaza de España ya decorada con alfombras moradas para la Semana Santa. Sin embargo, cuando ya subimos la alameda de cipreses a la Catedral, las nieblas se desvanecen y los rayos del sol inundan las calles. De un golpe, los palacios oscuros se presentan más serenos y los detalles de los relieves de la fachada catedralicia se pueden ver mejor. La Catedral Santa María de Baeza es seguramente una de las más pequeñas de España, pero vale una visita por su encanto oculto. Del templo original, construido poco después de la conquista por el Rey castellano Ferdando III., ha quedado muy poco. El templo actual fue diseñado por el gran arquitecto Andrés de Vandelvira (1509 - 1575), uno de los maestros más geniales del Renacimiento. Especialmente las bóvedas tan innovadoras son muy características de su estilo por su variedad y virtuosismo. Al lado de bóvedas de gótico flamígero que muestran estrellas entrelazadas, Vandelvira diseña bóvedas "abanicadas", uno de sus típicos logros renacentistas,así como cupulitas diminutas con figuras geométricas en las bóvedas centrales.

[zoom]
[zoom]

[zoom]
[zoom]

El interior del templo sorprende por su claridad, creada por "tríos de ventanas" que Vandelvira hizo instalar a gran altura directamente debajo de las bóvedas. En la nace derecha de la catedral, Angélica descubre una pintura en un estilo que le parece muy familiar: es un cuadro muy bello del pintor Juan de Valdés Leal, maestro del Barroco sevillano, que muestar a Jesús como niño entre María y José. Junto a la entrada dos "Pasos" grandes ya con todas sus esculturas nos hacen recordar que también aquí en Baeza a partir de mañana empiezan a celebrar la Semana Santa.

[zoom]
[zoom]

[zoom]
[zoom]

Antes de salir de la Catedral subimos a la torre para disfrutar de las vistas y contemplar el paisaje. Los olivares infinitos se extienden hasta el horizonte, donde las miradas se fijan en las cumbres cubiertas de nieve de la Sierra de Cazorla. Allí donde el viento helado está amontonando nubarrones, se encuentra cerca de la cumbre del Cabañas (2.028 metros) el nacimiento del Río Guadalquivir, que por aquí pasa todavía como un arroyo. La inmensidad del paisaje erinnert uns daran, dass wir uns hier in einer der en una de las regiones más solitarias y menos pobladas de Europa.

Muchos poetas han buscado deliberadamente esa soledad Einsamkeit en el extremo Noreste de Andalucía. El poeta renacentista Jorge Manrique pasó un gran rato aquí en Baeza. Y en el Siglo XX, el gran poeta sevillano Antonio Machado busco aquí un refugio como lector en la Universidad, antes de huir más tarde en 1939 de las tropas franquistas al Sur de Francia donde murió en un campo de refugiados. En la Universität se puede visitar en la "Aula Antonio Machado" un pequeño Museo dedicado a él. El Patio renacentista de la Universität destaca por su armonía arqutectónica. Al lado visitamos la exposición fotográfica "La Misericordia de Dios llena Baeza", donde contemplamos fotos excepcionales de la Semana Santa de Baeza.

[zoom]
[zoom]

Por la "carrera oficial" decorada con alfombras moradas para las procesiones de la Semana Santa salimos de Baeza y retornamos a la ciudad que es Madre y Maestra de todas Semanas Santas y donde esta semana sacra se celebra de la manera más impresionante: Sevilla.

Texto + Fotos: Berthold Volberg

Recomendaciones y enlaces:
Alojamiento en Baeza:
Hotel TRH Ciudad de Baeza, Dirección: Calle Concepción, 3, 23440 Baeza
Teléfono:+34 953 74 81 30
http://www.trhbaeza.com

Hotel de 4 estrellas en un sitio ideal, muy cerca de la Plaza de España, pero del antiguo palacio del Renacimiento sólo queda el Patio, el resto del edificio es del Siglo XX. Las habitaciones y baños están bien, pero el desayuno no está a la altura del precio y si hay mucha gente, el bufete queda pronto vacío.

Gastronomía en Baeza:
En la Plaza de la Constitución hay muchos Restaurantes/Bares de Tapas con solera, p.ej. "Los Arcos" y "La Góndola", Paseo de los Portales Carbonería, 13, Teléfono:+34 953 74 29 84
http://www.asadorlagondola.com/

Típicos platos y tapas der la región

Recomendación:
Llecarse aceite de oliva de la Sierra Mágina, p.ej. una de la marca "Señorío de Mesía" (cosecha temprana), para unos 10 Euros en la "Tierra del Aceite", Paseo Portales Carbonería, 4,23440 (al lado de la oficina de turismo)

[print version] / [archivo: españa]

 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]