ed 05/2010 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_2] España: Segunda crónica de una Semana Santa alternativa (Sevilla 2010)
Parte I (Parte II) (Parte III)

Via Crucis de los Estudiantes. Madrid
Cuando recogía el Belén este año, allá por el siete de enero, pensé: ¡Qué pena que se han acabado las Navidades! Pero... ¡ya queda menos para la Semana Santa! Ese mismo día, recibimos un e.mail del amigo Marroquí anunciando los mismo: ya sólo faltan ochenta y dos días, así que había que ponerse manos a la obra reservando el hotel, los billetes del tren, desempolvando el traje y la corbata, limpiar las medallas... ¡En fin! Todos esos preparativos que te llenan de ilusión y que van haciendo que los días sean un poco más llevaderos.

Hemos recibido la llamada que nos hacía más ilusión: ¡el Jefe y Cayetana vienen! Este año volvemos a contar con el privilegio de su compañía aunque, el Jefe está un poco preocupado porque como el año pasado nos las arreglamos sin él y surgió un Semana Santa alternativa... Tiene sus dudas ahora que la "semilla de la revolución está plantada" (palabras textuales del Jefe). Tanto Teresa como Regina y nosotros, Los Madrileños, le aseguramos que siempre será el Jefe y que sólo le pedimos que "escuche a su pueblo". Parece calmarse y las discusiones prometen.

Los días pasan suavemente y ya llega el momento de ir consultando las predicciones metereológicas (unas anuncian borrascas permanentes; otras "huevo frito", otras...). ¡En fin! Creo que me voy a quedar con la predicción de Susi (recordamos a los lectores que todos los nombres han sido cambiados por la redacción) basada en la sabiduría popular: la primera luna de otoño fue espléndida con una noche increíble y dicen los viejos del lugar que la primera luna de primavera será igual ¡Ojalá que no se equivoque!



El Jefe llega el viernes previo y le recibimos con todos los honores madrileños: el tradicional potaje (hecho por la abuela Pili) y las torrijas de leche y canela típicas de aquí. Para ir entrando en materia le llevamos a dar una vuelta por Madrid que, a su manera, también se dispone a vivir la Semana Santa y, con los Otros Madrileños que esté año no van a poder venir y a los que desde aquí les mandamos un beso muy fuerte, nos damos un bonito paseo por la Plaza Mayor, San Ginés, (a la que no podemos entrar porque están en misa y una señora nos dice que tengamos respeto y no entremos; El Jefe la llama fariseo), la iglesia de San Miguel donde están haciendo un Via Crucis y sacan el magnífico Crucificado de Salvador Carmona (s.XVIII) en hombros y a mi favorita, San Pedro, donde está Jesús el Pobre ya vestido para procesionar y recibiendo las peticiones de miles de fieles en su pobre pie destrozado por los besos. En la iglesia nos encontramos con la misma señora que nos dijo que no éramos respetuosos hablando por los codos y en un tono bastante alto; no pude contenerme y la pregunte educadamente ¿quién es la que no tiene respeto?



Jesús el pobre. Madrid. Viernes de Dolores
La tarde terminó muy gratamente tomándonos unas tapitas y con el nudito de emoción de las vísperas, nos retiramos ha intentar dormir algo que vamos a necesitar todas las fuerzas.

¡Por fin ha llegado el día de partir! Las dos horas y media que dura el viaje en el AVE se hacen interminables aunque para distraernos el Jefe nos expone su ranking de Vírgenes y Cristos de Sevilla. Por supuesto no estamos de acuerdo ¡Ha colocado a la Trianera en quinto lugar! Me enfado muchísimo y hago que la Otra o sea la Macarena, baje rápidamente en mi ranking: no admito discusión debe ocupar en su ranking el segundo lugar... parece aceptar pero no está muy convencido... La madrugá hablará por sí sola.



Finalmente llegamos y Sevilla nos recibe espléndida. Como ya es una buena hora para comer quedamos con Amparo (la culpable de que conociéramos al Jefe) y tomamos un primer contacto con las tapitas sevillanas en Triana con el fin de hacer la primera visita a la Capilla de los Marineros y encontrarnos con Ella.



Como siempre, se hace esperar y la gente se arremolina en la puerta esperando verla pero...



¡Ya abren! Y... ¡qué os voy a contar! Este momento es especialmente emocionante porque ha pasado tanto tiempo y siempre se necesita una caricia en el alma.



La visita se complica porque un famoso está por allí y algunos paparazzi quieren captar el momento así que decidimos marcharnos.



El Jefe pregunta al pueblo que quiere hacer y claro para ser buenos le proponemos ir a ver a la Macarena ya que él ha tenido la deferencia de acompañarnos a la Capilla. No parece muy convencido... hay que tratar de convencerlo... es que está lejos... vamos a tardar mucho... que prisa hay... quiero ir a Pasión... nos da tiempo... cogemos un taxi. Bueno... vale. ¡Jo! Lo que ha costado pero...: ¡se le ve feliz!



Volvemos tranquilamente paseando para ir al besapies de Pasión y nos encontramos con la agradable sorpresa de que estaba abierta San Luis ¿entramos? ¡Claro! Esta iglesia para mí es un poco exagerada es una lujuria barroca (me gusta el barroco pero creo que ya es demasiado) pero… un escalofrío recorre mi espalda: está llena de calaveras, reliquias... por donde mires hay alguna momia, algún huesecillo...



Finalmente llegamos al Salvador y allí espera el encuentro con el Cristo de Martínez Montañés. Hay que felicitar a la hermandad por la forma tan especial que tienen de colocarlo y de iluminar la capilla. Como siempre hay gente esperando, puedes ir viéndole desde la distancia y, al ir acercándote, vas disfrutando de todos sus rasgos: las manos, la posición, los pies increíbles y finalmente cuando ya estas a su lado su cara de tristeza y dignidad.





Bueno hay que salir con el nudito en el estomago y ya que estamos allí vemos el Amor y la Borriquita... Manuel le empieza a tomar el pelo al Jefe con "...nunca me llevas a verla... yo quiero salir con la Borriquita... ¿a dónde conducirá esto? "Vale, elige: potaje en el Pumarejo o la Borriquita Esta claro: Manuel retrocede y se decanta por el potaje en el Pumarejo.

La tarde va terminando poco a poco y nos reencontramos con Amparo para cenar y nos propone visitar la terraza de un hotel desde donde hay unas magnificas vistas de la Catedral. ¡Allá vamos! La visita merece la pena aunque no podemos tomar el café ya que está cerrada pero nos han dejado hacer unas fotillos...



Texto: Amparo Gómez-Rey
Fotos:
Vicente Camarasa

Parte II: Segunda crónica de una Semana Santa alternativa (Sevilla 2010)

[print version] / [archivo: españa]


 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]