ed 01/2016 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_1] España: Descubrimientos con Rosario
El grandioso Templo y Panteón de los Duques de Osuna
 
Desde una colina está dominando la pequeña ciudad andaluza de Osuna, a medio camino entre Sevilla y Málaga. La famosa Colegiata, construida a partir de 1530, y a la vez mausoleo pomposo de los Duques de Osuna, es una de las joyas más grandes del Renacimiento en España y con sus dimensiones casi catedralicias parece demasiado inmensa para la población. Hoy día, millonarios que no saben qué hacer con todo su dinero se suelen comprar equipos de fútbol para obtener la simpatía del pueblo. Por el mismo motivo, en aquella época del Siglo de Oro los millonarios mandaron edificar iglesias y conventos. Hace poco la magnífica Colegiata de Osuna ha llegado a tener popularidad mundial, porque en su interior rodaban unas escenas de la Mega-Telenovela "Juego de Tronos" y cientos de habitantes de Osuna habían asediado al equipo del director a fin de conquistar un papel, al menos de comparsa.

Y ahora aparece Rosario en el escenario. La verdad es que en el primer momento no me ha caído muy bien - porque no quería atenderme y enseñarme la iglesia. Aunque el horario oficial de apertura del templo fue anunciado hasta las 7 de la tarde, ella me dijo sin piedad a las 6 que ya no podía dedicarse a guiar una visita de una persona solitaria y que tenía que cerrar ya porque ya tenía un compromiso para esa tarde. Me daba la impresión de que Rosario estuviera disfrutando aquel momento de poder absoluto, como si fuera ella misma la Duquesa. La verdad es que podría ser perfectamente una representante de la alta nobleza, vestida elegantemente de negro y con su carisma de grandeza de Andalucía. Me la imaginaba vestida de Mantilla negra en el público de una procesión de Semana Santa o moviendo el abanico en los palcos de una Plaza de Toros. Pero no me dejaba entrar. Así que vuelvo la mañana siguiente con nuevo ánimo, de nuevo subiendo la escalera al santuario y al final de la escalera me espera Rosario y me mira desde arriba como Cleopatra.

[zoom]
[zoom]

Esta vez la guardiana del Templo de Osuna me permite entrar y dentro ya está esperando un grupo de jóvenes españoles y empieza la visita guiada. Rosario no pierde el tiempo con una introducción larga: "Bueno, ya sabrán que aquí estamos en una de las iglesias más importantes de Europa, por ello habrán venido a visitarla..." Después empieza a enumerar los tesoros de arte que guarda el templo: "Tenemos aquí cinco pinturas originales del genio José de Ribera (1591 - 1652), un cuadro de Luis de Morales el Divino, dos púlpitos de mármol y un templo subterráneo entero que sirve de Panteón, con un retablo mayor magnífico e infinitos sepulcros de los Duques..."

De repente una pregunta de una joven de Barcelona interrumpe el monólogo de arte pronunciado por Rosario. La joven quiere saber si el cuadro espectacular del Cristo crucificado en la capilla detrás también es una de las obras de Ribera. Una mirada punzante da la primera respuesta. No es recomendable interrumpir explicaciones de Rosario. Ella respira profundamente y luego advierte categóricamente: "Si esperan hasta que haya terminado mi introducción - y si luego no me interrumpen, no se les escapará ningún detalle..."

Rosario afirma que José de Ribera fue el autor de la pintura y comenta con tres frases cortas su creación genial y dominada por fuertes contrastes entre luz y tinieblas, como si esa obra cumbre del Barroco español no tuviera gran importancia. Ella prefiere no detenerse más aquí y nos pide que vayamos con ella a la próxima Capilla y luego al coro del templo. Aquí dirije nuestra atención a dos púlpitos de mármol de color rosa, decorados con figuras de mármol blanco y volutas. Con un gesto majestuoso indica a los dos púlpitos de mármol y subraya que hay otros dos idénticos en otro templo de España. "¿Acaso saben dónde se encuentran los dos púlpitos gemelos?" Sin tener que pensarlo, respondo espontáneamente: "En la Iglesia del Salvador en Sevilla!" Rosario me queda mirando por segundos como si fuera un extraterrestre, supongo que casi nadie haya dado esa respuesta acertada durante mucho tiempo y nunca habría esperado esa respuesta de un alemán dudoso. "Sí Señor!" me responde finalmente, intentando de disimular su sorpresa e irritación mediante una sonrisa aristocrática. Desde este momento ella acepta con ganas el desafío. Así que esa visita guiada por el templo de Osuna se va convirtiendo también en un concurso de preguntas (suyas) y respuestas (mías), y pronto parece que ella empiece a disfrutar ese juego. (Y yo también).

[zoom]
[zoom]

Seguimos a Rosario y entramos en la próxima Capilla. Aquí nos presenta la escultura impresionante de un Cristo crucificado y pregunta a todos (pero en realidad solamente a mí): "Este Cristo tiene un "gemelo" - una imagen casi igual en todos los detalles, sólo bastante más grande. ¿Acaso alguien sabe dónde se encuentra ese "gemelo" y quién fue el imaginero que talló ambos?" Un breve triunfo de silencio le concedo a Rosario, después de medio minuto doy la respuesta: "Se trata del Cristo de la Buena Muerte, esculpido por el escultor barroco Juan de Mesa en el año 1620 en Sevilla. Allí está en la Capilla de la Hermandad de los Estudiantes." ("Olé, ése lo sabe todo", susurra la mujer de Barcelona a mi lado). Con una rara mezcla de enfado y satisfacción Rosario me responde sin decir nada, afirmando lentamente con la cabeza. Ahora queda claro que el juego de preguntas y respuestas con el guiri va en serio. A partir de ahora ella parece pensar con qué pregunta me podrá sorprender al final.

A continuación seguimos a la Sacristía, donde podemos contemplar la colección de pinturas fenomenales del gran Ribera (San Bartolomé, San Sebastián, San Jerónimo, San Pedro). Por gran sorpresa mía, Rosario dedica muy pocas palabras a esa atracción principal de la Colegiata (¿no le gusta Ribera?) y prefiere dirigir nuestra atención hacia una custodia espectacular en forma de una cruz procesional. "Quisiera contarles una anécdota que tiene que ver con esta obra de arte." Hace un par de años, el templo estaba en obras. De repente, en aquel año, esa custodia fue robada. Uno de los obreros intentó a venderla a un millonario ruso, pero al final su plan fracasó. "O el millonario tenía miedo por el riesgo de que se tratara de una obra de arte famosa, o sentía escrúpulos al tratarse de arte sacro..." La estudiante detrás mía susurra un poquito demasiadamente perceptible: "...o quizás el precio le resultó simplemente carísimo..." Rosario lanza una miranda aniquiladora hacia la chica que ha soltado el comentario. "Sea como sea", termina Rosario su cuento con voz de mando, "el ladrón no pudo vender la custodia y al final quizás se haya arrepentido de haberla robado de su templo. La escondió y dejó un papelillo indicando el lugar donde encontrarla. Y ahora podemos contemplar de nuevo esta maravilla aquí en su sitio." La pregunta de la mujer de Barcelona acerca de la obvia falta de medidas de seguridad en este templo de arte sacro la comenta Rosario diciendo que a veces sí siente algo de miedo, sobre todo durante el invierno cuando apenas vienen turistas a visitar la Colegiata, y ella está sola en este templo inmenso con todos sus tesoros de arte y de repente se escucha algún ruido sospechoso: "Imagínense que una sola pintura de Ribera tiene un valor de docenas de millones...y luego yo aquí a solas con esos tesoros incalculables..."

[zoom]
[zoom]

Al bajar a la cripta, Rosario nos cuenta detalles del rodaje para "Juego de tronos" en Osuna: "Allá en la Plaza hubo largas colas de gente, sobre todo jovencitas que querían pedir un papel de comparsa o mejor de princesa. La mayoría de esas niñas se había puesto sus mejores vestidos, venían pintadas y perfumadas y muchas chicas incluso con el cabello recién teñido de rubio brillante, como para sacar el papel de una princesa. pero desde luego los papeles de protagonistas ya estaban ocupados y la agencia para el Casting estaba buscando comparsas, nada más. Al final los del Casting solamente eligieron los más feos y sucios, algunos los encontraron en el campo." Con una sonrisa un poquito mailiciosa Rosario apenas disimula su alegría al concluir: "Las "princesas" del pueblo se habían teñido en vano su cabello de rubio..."

Ahora seguimos a nuestra guía, bajando por la escalera al Panteón Ducal, donde nos esperan docenas de sarcófagos de Duques de Osuna. Rosario nos guía con pasos solemnes por el paisaje desolador de tantos sepulcros suntuosos, todos con sus inscripciones, y de repente se detiene ante el último. Este sarcófago es el más reciente, muy austero y sin lápida ni datos algunos. Con una voz que apenas puede disimular su enojo, Rosario nos explica que aquí descansan los restos mortales de la última Duquesa de Osuna y aunque ya murió a finales del Siglo pasado, sus sucesores todavía no han sido capaces de poner la inscripción con sus nombres y datos de vida. "Por ello me permito mostrarles un papelillo con los nombres y datos de la última Duquesa para honrar su memoria." En el palelillo está escrito a mano la frase: "aquí están los restos mortales de Dª PETRA que después de 20 años no le han puesto la lápida su familia." Después de mirar ese detalle, dejamos atrás los sepulcros para contemplar obras de arte más bonitas.

Pronto nos encontramos en el templo subterráneo de Osuna, único en su género. Tiene la dimension de una Capilla privada, pero a pesar de su tamaño diminuto se presenta con tres naves, increíbles tesoros de arte y con todos los detalles propios de una catedral: dispone de una sillería de coro (con 11 sillas), un artesonado dorado, columnas de mármol, pinturas de primera categoría y un retablo mayor magnífico del Maestro Roque Balduque que representa la escena sobrecogedora del Santo Entierro del Salvador (hacia 1540). Rosario vuelve a su juego de historia del arte y me pregunta, cuál es el retablo (más grande y mucho más famoso) que por lo visto ha tomado éste de aquí como modelo y se presenta hoy casi como una copia, aunque de bastante mayor tamaño. Antes de venir aquí no lo sabía, pero al contemplar el retablo de Osuna llama mucho la atención la semejanza que tiene con una de las obras de arte más emblemáticas del Barroco español: "Obviamente el genial escultor Pedro Roldán, al crear su retablo mayor del Santo Entierro de Cristo en el año 1670 para la Iglesia del Hospital de la Caridad en Sevilla antes se había inspirado aquí." Rosario afirma que mi respuesta es correcta, ya no es una sorpresa para ella, aunque no puedo decir claramente si su sonrisa expresa más enfado disimulado o satisfacción por haberse divertido con ese juego de preguntas y respuestas.

[zoom]
[zoom]

Cuando los otros del grupo ya hayan abandonado la capilla, Rosario, inesperadamente, me pregunta susurrando: "¿Quieres tomar una foto?" - "¿Pero no está prohibido tomar fotos?" - "Dáte prisa, antes de que vuelvan los otros." Quizás me ofrece esa ocasión como recompensa por haber sabido responder a sus preguntas. Rápidamente tomo la foto, ha salido algo borrosa por falta de luz, pero bonita para conservar en la memoria ese tesoro subterráneo. Subimos de nuevo a la luz y notamos que durante nuestra visita de la Colegiata acaba de pasar una tormenta breve pero intensa. Ahora ha salido de nuevo el sol, iluminando la grandiosa iglesia renacentista con una luz casi irreal, mientras que los nubarrones de la tormenta se alejan lentamente. Al despedirnos Rosario lanza su última pregunta (sólo a mí): "Siendo alemán, deberías saberlo: ¿qué es lo que tienen en común Osuna y Berlin?" Ahora sí me ha pillado! Todos me quedan mirando con curiosidad. Pero no tengo idea (además soy de Colonia, no de Berlín!).

Rosario disfruta su triunfo final, generosamente me da más tiempo para pensarlo, pero en vano, no lo sé. Así que nos explica: "Osuna y Berlin tienen en común el mismo animal en su escudo: es un oso!". Ha llegado a su final una visita guiada muy extraordinaria por uno de los templos más magníficos de Europa y le damos las gracias a Rosario por su paciencia, las anécdotas muy interesantes, el concurso de preguntas y respuestas y una foto "ilegal".

Texto + Fotos: Berthold Volberg

Recomiendaciones y enlaces:
Colegiata de Osuna: Horario: de Octubre hasta Abril 10 - 13:30 y 15:30 - 18:30 horas; de mayo hasta septiembre 10 b- 13:30 y 16 - 19 horas. Lunes cerrado (durante Julio y Agosto también cerrado los domingos por la tarde). Entrada: 4 Euros, incluye la visita del Museo de Arte Sacro.

Alojamiento en Osuna: Hospedería del Monasterio, Plaza de la Encarnación, 3, 416 40 Osuna, Tel. 955 82 13 80, http://hospederiadelmonasterio.com/
Situado en un lugar privilegiado, entre la Colegiata y el Monasterio de La Encarnación, este hotel ofrece habitaciones dentro de un edificio histórico y ambiente lujoso, ya a partir de 48 Euros (sencillas) o 59 Euros (dobles). También dispone de un Restaurante/ Bar de Tapas elegante con terraza y precios bastante moderados.

Gastronomía en Osuna: Taberna Jicales:  C. Esparteros 11, Tel. 954-810423, http://tabernajicales.multiespaciosweb.com/
Tradicional Bar de Tapas que ofrece típicas especialidades andaluzas muy bien elaboradas: (Salmorejo, Croquetas Caseras, Gambas con salsa de bechamel, Filete de ternera con salsa de Pedro-Ximenez , Bacalao con piñones, etc.)

[print version] / [archivo: españa]

 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]