ed 01/2010 : caiman.de

revista cultural y de viaje sobre latinoamerica, españa y portugal : [edición actual] / [primera página] / [archivo: edición/país/columna]
deutsch// 


[art_4] España: El islam. La civilización del agua. (1)
Sobre norias, azudes y canats

Él es Quien ha hecho bajar para vosotros agua del cielo.
De ella bebéis y de ella viven las plantas con las que apacentáis.
Gracias a esa agua, hace crecer para vosotros los cereales,
los olivos, las palmeras, las vides y toda clase de frutos.

Corán (sura 16, aleyas 10-11)

El Islam es una civilización que nació y se desarrolló en el desierto y el agua siempre se encontrará en su imaginario pero también en su día a día. Un agua que es el verdadero tesoro.

Por ello quisiera dedicarle una serie de artículos que se unan a los que ya he ido publicando acerca del simbolismo del agua en Granada o los vestigios musulmanes en la agricultura del sur de Madrid. Éste primer artículo versará sobre algunas innovaciones tecnológicas que el Islam extendió por todos sus territorios.

Una de las grandes innovaciones será la noria. Aunque algunos historiadores aseguran que ya se conocía en el Hispania Romana, el tema está todavía en discusión pero es evidente que las actuales provienen de la herencia andalusí.


Noria andalusí. Córdoba


Su origen se encontraba en Egipto o Siria y servía para subir el agua desde un cauce inferior. Su nombre, naura (na’ar, que significa gruñir o gemir) era una alusión al característico sonido que producían cuando estaban en movimiento que llegó a hacer que se desmontara la de Córdoba que aparece encima de este párrafo pues no dejaba dormir a Isabel la Católica.


Noria templaria de Tomar. Portugal
(Los templarios recogieron numerosos inventos y técnicas musulmanas conocidas en sus estancias en Tierra Santa)

Una de las modalidades, la de agua o de corriente, se encontraba en los propios ríos y, empujada por su fuerza, movía su mecanismo circular, llenando unos recipientes de cerámica (cangilones) que se volcaban en la parte superior, dejando caer en un canal esta agua. Gracias a la noria se podían poner en regadío tierras más altas al cauce del río.






Azud y noria. Tomar

Otra manera de hacer ascender el agua era por medio de los azudes. En realidad se trata de un pequeño muro transversal en el río que formaba un pequeño embalse (Se realizada hincando estacas de madera en el fondo del río; entre ellas se colocaba un relleno de cal y canto recubierto de argamasa.)

Desde él se pueden abrir las acequias que mantendrán una menor inclinación respecto al río haciendo que la corriente quede mucho más alta y se pueda regar zonas más altas de los valles.






Azud Tajo. Toledo

Observa la altura que puede tomar la acequia proveniente del azud respecto al río. Estos azudes se utilizaban para alimentar los molinos de agua, los batanes (para trabajar la lana), las fraguas o los molinos para sacar la melaza del azúcar (Almuñécar)





Molino. Córdoba

Existieron también canats o minas excavadas en la roca que comunicaban los acuíferos subterráneos con los lugares de huertas o las propias ciudades. Su origen es iraní y las tres ciudades que aún conservan este tipo de construcción son Madrid (el Mayrit islámico), Marrakest y Teherán.








Esquema de canat


Texto + Fotos: Vicente Camarasa

Para saber más
http://sdelbiombo.blogia.com

[print version] / [archivo: españa]

 

 

  escuelas//de//idiomas 


© caiman.de : [disclaimer] / [imprint]